Reseña de “La mujer cíclica” en Revista de Letras, por Albert Lladó

“Escribir es, desde esa toma de consciencia, convertirse en bisturí y cuerpo diseccionado. Por ello el verso y la prosa conviven en un mismo incierto trayecto, en un mismo obstinado ensayo. La escritura es un tránsito cíclico, sin pasarelas, que viaja hacia uno mismo. Pero sin inventarios ni escrutinios.

“Tus ojos ven memoria. El goteo de lo que escribe es memoria”. Y si hablábamos antes de la toma de consciencia es porque, aún sin saber los resultados, la poeta ha decidido “dar relieve y aliento” a su infancia. La memoria, leemos, es materia, es cuerpo y no silbido. No se habla desde la piel. Se es piel hablada.
La voz ha ido reivindicando sus vértebras, su torso, sus hombros. Y la nuca, “desvío occipital”, dibuja lo fractal que hay en el atlas portátil: “Mi cuerpo es la razón/ la única razón/ que me ocupa/ y me basta”.”

Para leer la reseña completa, hacer click en la espalda de Simone Simon.

cat-people-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s