Fragmentos de una lectura poética: mutaciones animales

Por Laia López Manrique

Algunas huellas de la lectura de poemas que tuvo lugar el pasado viernes 30 de abril en el Inusual Project (Barcelona) han quedado o quedarán en la página del Canal L y en los blogs de los poetas Juan Salido-Vico, Álex Chico , Iván Humanes y Jordi Corominas i Julián.

Gracias a Ernesto Escobar por la realización y edición del vídeo “Poetas Delaonion”, que puede verse online en la web del Canal L, junto con muchos interesantes reportajes y paseos por la actualidad literaria.

Dejo aquí, a modo de pisada inoportuna, una serie poética que leí el viernes y que lleva por título MUTACIONES ANIMALES.

MUTACIONES ANIMALES

(i)

Hace años mi mano derecha

era la mano de una niña rala,

de una joven que encendía todas las luces

de su casa oscura.

La mano que antes se hundía en otros cuerpos,

la que aguantaba la página del libro para no perderla,

la que saqueaba bastiones y destrozaba fetiches,

la que sostenía mi desgana,

la que trenzaba disonancias,

la que se aferraba a asideros rompedizos,

se arquea ahora ante mis ojos,

se agita en pos de su reflejo prensil

y me muestra

en su reverso

el esbozo

de una garra.

(ii)

Mi cuerpo repta y se empuja entre las rocas

con la respiración fangosa de un limaco.

Abro surcos en el aire y en el suelo.

Ya no tengo sangre ni destino.

Seré aplastada o me esconderé en la hierba

húmeda de los primeros días de invierno.

Seré carne de la carne que se contrae y aflora

sin medir deseos ni sondear alturas,

sin reclamar permanencias,

delineante de un trazo que la lluvia diluye,

que los otros olvidan.

(iii)

De niña un día soñé que era serpiente

y escarbaba la tierra hasta encontrar

un espejo de agua

que no reflejaba una serpiente

sino una niña.

(iv)

He alcanzado la forma inerme de un latido.

A nada externo debo ya temer.

Ni al viento, ni a la caza, ni a las águilas,

ni al hambre ni a las rudas estampidas.

Soy un pálpito macizo que golpea el tiempo,

un sonido mortal que nadie escucha.

Mi única pasión es el trasiego

y en torno a él bato las alas furiosamente,

como un animal

en imposible guerra con los de su casta.

Anuncios

9 comentarios en “Fragmentos de una lectura poética: mutaciones animales

  1. me encanto este poema.

    cierto que llevo una garra en el reverso de mi mano
    y en la infancia era la garra una pequeñea patita de gato

  2. No necesito investigar si compartimos una genealogía en base a nuestros apellidos. Nombrás lo que tiembla, de un modo que me hace temblar. Quizá la garra estaba, escondida, desde el minuto 0. Quizá hemos reptado desde el primer día. Y desde el primer día estamos en guerra, si tenemos la suerte de reconocernos como combatientes.

    Besos australes, Laia.

  3. Querido pájaro,

    Tal vez la garra estaba ahí desde el principio, ¿pero garra y conciencia de la garra serán lo mismo? Sólo lo pregunto. Quién lo sabe… Las garras tienen esa propiedad, esa capacidad de ser retráctiles. Comparten destino con todo lo que es reversible, salvo el tiempo, que parece que no lo es.

    Muchas gracias por dejar tus palabras. Un fuerte beso rojo.
    Laia

  4. Hola Laia, el próximo viernes 28 de mayo haré un breve comentario sobre tu blog en el Blog literario Asamblea de palabras para que los lectores y lectoras se acerquen a conocer tus textos.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s